peleas pareja

Hablamos y no nos entendemos - Problema de comunicación en pareja


 Problema de comunicación en pareja

Hay momentos en la vida de toda pareja en que la comunicación se hace complicada, como si sus miembros hablaran un lenguaje diferente. Esta sensación te puede hacer pensar que tu pareja ya no te entiende, que ya no te escucha. Todas las parejas atraviesan malos momentos. La buena comunicación y la buena sintonía se pueden recuperar si ambos tienen ganas de mantener viva su relación y si trabaja para resolver sus dificultades.

la comunicación en general es muy compleja y todavía lo es más en una pareja, para que se mezclan elementos emocionales. Esto complica especialmente el diálogo cuando la pareja pasa por momentos de dificultad o de malestar, ya que cada persona aplicará su estado emocional a las palabras que le dice al otro, interpretando en función de lo que siente y no en función de lo la pareja le está intentando decir en realidad. Y es que hay una gran diferencia entre lo que se piensa, lo que se quiere transmitir, cómo se transmite, cómo llega esta información a su destinatario y como éste entiende lo que se le ha dicho, especialmente cuando hay sentimientos importantes en juego .

Dejar de interpretar y empezar a escuchar

Cuando interpretamos las palabras de nuestra pareja nos fijamos más en el tono con el que el otro nos dice las cosas que con lo que nos está intentando comunicar en realidad. Si lo hacemos así, será inevitable que los reproches y los malestares personales acumulados durante el tiempo afloren a la luz en el peor momento. Utilizaremos también un Tomé agresivo para expresar estos sentimientos y esto provocará una reacción similar a nuestra pareja, que se querrá defender de nuestros ataques utilizando la misma arma. Esto no es nada recomendable e implicará, inevitablemente, que la discusión no termine bien.

Incluso que se vuelva a repetir al cabo de poco tiempo. Hay pues que suavizamos las conversaciones "subidas de tono" haciendo entender a nuestra pareja por qué lo que nos ha dicho nos ha hecho daño y, a la vez, entendiendo nosotros el daño que podemos haber hecho a nuestra pareja con nuestros actos y palabras. Para ello, podemos decidir una fecha y una hora para continuar la conversación, con tiempo suficiente para pensar con calma sobre el problema que tenemos. Así podremos expresar, también con calma, nuestros sentimientos.

También tenemos que dejar de pensar que nuestra pareja nos conoce tanto que puede leer nuestros pensamientos y saber en todo momento qué es lo que deseamos y lo que necesitamos. Esto es imposible. Tener esta concepción hace que nos olvidemos de decir lo que queremos y lo que necesitamos y que, al mismo tiempo, nos sentimos heridos y ofendidos cuando el otro no hace lo que nosotros habíamos pensado. Es necesario que digamos claramente lo que esperamos de la otra persona y de nuestra relación.

Hablar nos evitará muchos problemas y malentendidos.

Una frase nunca debe comenzar con los mensajes del tipo "TU has / TU deberías ..." o "TI no haces ..." porque es muy probable que la pareja lo interprete como un reproche o como una acusación y que responda con un ataque para defender -se. De esta manera lo que debería ser una conversación para mejorar la relación se acaba convirtiendo en una discusión. Por ello, para conseguir que la pareja nos escuche, es mejor empezar la frase con un mensaje del tipo "Me siento", porque de esta manera la pareja no se sentirá atacada y razonará por qué puede habernos hecho sentir de esta manera.

Cuando hay dificultades la comunicación no es imposible, aunque es más complicada. Por ello es necesario que los dos miembros de la pareja estén predispuestos a escucharse ya volverse a entender. Porque una mala etapa en una relación no implica necesariamente que ésta acabe rompiendo si no se pierde la esperanza y si se tienen ganas de resolver las dificultades.