Sequía sexual: por qué tu móvil tiene la culpa de que tengas menos orgasmos (Col·laboració)


Sábado, 22 junio 2019 – 01:34

https://www.elmundo.es/papel/lifestyle/2019/06/22/5d0bb25cfdddff6d1c8b4589.html

LUIS PAREJO

El móvil ha dejado de ser solo un aparato tecnológico más. Parece una extensión de nuestra mano. Es lo primero y último que recibe nuestra atención antes de irnos a la cama. También un compañero -o, más bien, un intruso- de muchas relaciones de pareja. Y, precisamente debido a su uso entre las sábanas, ahora se practica menos sexo. O, al menos, así lo asegura una reciente investigación realizada en Reino Unido que encontró un vínculo entre la caída de las relaciones sexuales y el uso excesivo de la tecnología.

¿Cómo explicar que el sexo esté siendo desplazado a un segundo plano y ahora sean los móviles el verdadero objeto del deseo?

Según la encuesta National Survey of Sexual Attitudes and Lifestyles (Natsal), que contó con la participación de 34.000 personas entre 16 y 44 años, ha habido una caída en la frecuencia de la actividad sexual entre 2001 y 2012. Los mayores de 25 años y las parejas casadas o que viven juntas son los que menos sexo tienen. Y hay un punto de inflexión en esta falta de apetito sexual: el nacimiento del iPhone en 2007, cuando las pantallas empezaron a invadir la vida moderna y, con ello, nació el torrente de ocio ilimitado del que hoy somos esclavos.

 Los mayores de 25 años y las parejas casadas o que viven juntas son los que menos sexo tienen

Marina Castro, sexóloga y terapeuta de pareja de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (AES), señala que ahora es muy común que los matrimonios -sobre todo los que tienen hijos-elijan momentos para desconectar cada uno por su parte: cuando los niños están durmiendo, cuando acaban de cenar… «Es un rato donde mucha gente dice: ‘Me gusta desconectar, me siento en el sofá, veo el móvil, la tele o la tableta», dice la experta.

Sin embargo, Marina advierte de que, en este tipo de situaciones, «lo que se está haciendo es desconectar también con la pareja». Y enfatiza que, para combatir esta disminución del deseo, es necesario dosificar el consumo de tecnología. Así, será más fácil encontrar 10 minutos sensuales para hablar, tocarse, redescubrir los cuerpos y sus sensaciones.

La investigación encontró que menos de la mitad de los hombres y mujeres tienen relaciones sexuales al menos una vez por semana. En general, la proporción de mujeres con más de 10 encuentros en un mes ha pasado del 20,6% en 2001, al 13,2% en 2012. Entre los hombres esta cifra pasó de 20,2% en 2001, a 14,4% en 2012.

«Al no tener tecnología, muchas parejas tenían antes muchísima más comunicación y momentos de conexión, de hablar, de piel con piel», sostiene Castro. «Además la dinámica de irse a dormir a la vez y que en las habitaciones no hubiera televisión ni móviles ayudaba mucho a potenciar la sexualidad».

Al no tener tecnología, muchas parejas tenían antes más comunicación y momentos de hablar, de piel con pielMARINA CASTRO, SEXÓLOGA

Ya lo decía Gabriel García Márquez: «El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno».

La psicóloga y sexóloga Estela Buendía de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología, (AEPS), coincide con el Nobel y sugiere que «no se puede dar por sentado que nuestra pareja siempre estará ahí». «Debemos pasar de ser funcionario de la pareja a ser freelance del amor», aconseja. «No pensar que nuestra relación tiene un contrato de por vida, sino que debemos trabajar a diario para seducir a nuestro cliente y cautivarlo con nuestra mejor oferta».

Otro de los resultados del estudio es que ahora se practica menos sexo en otras partes del globo: Australia, Finlandia, Estados Unidos y Japón. En este último, la inactividad sexual ha sido más marcada entre los jóvenes solteros. «El fácil acceso al contenido erótico, la ansiedad ante el encuentro por las expectativas erróneas que se fomentan desde la pornografía, junto con el consumo de otros entretenimientos que les resultan satisfactorios, como las series, las redes sociales, los vídeo juegos… influyen en ese descenso de la actividad erótica en los jóvenes», señala la sexóloga Estela Buendía.

Pero no todo está perdido, el estudio dice también que el 51% de las mujeres y el 64% de los hombres querrían tener más placer en sus vidas. Y qué mejor compañero de cama que una sesión de sexo antes de dormir. Eso nunca lo podrá reemplazar un dispositivo electrónico. Así que mejor poner el móvil en modo avión y disfrutar de quien está a tu lado.